Etiquetas

Cuando abrió los ojos aun podía sentir aquel aroma embriagador, sus labios hormigueaban prolongando la sensación del ardor y de aquel dulce sabor. Una voz lejana, ajena al mundo que conocía le ordenaba: -duerme- como si fuese una divinidad. Pero al final, fueron otros los ojos que se abrieron.