Desvelados
se detienen a respirar
llenan sus copas otra vez
se contorsionan
agitan sus brazos hacia un dios que no está

Ni la mañana gris de este domingo
pudo pintar con sus nubes color a muerte
las negras cascadas de sus ojos

Desvelados
se detienen a observar
suspiros profundos ahogan la ciudad
apagan las luces
adormecen los sueños que flotan en el aire

¿Qué será de sus voces
que se robaron la cordura
cuando escaparon lejos de esta luna artificial?

Escucharon palabras estallar en mil pedazos
conocen bien el sonido de los deseos cuando se disuelven
que la eternidad existe solo en instantes
periodos separados del tiempo

Aquella forma-figura-ser-sombra no lo sabe
estaba jugando el juego más peligroso de todos
pero ya es tarde
tan solo es una pequeña gota
perdida en la cascada