04.30

Etiquetas

Su voz dormida refulge en silencio
astros inmaduros se dejan apagar
una humeante taza de otro veneno
despeja visiones antes de quemar

Y los mares que devoran lunas del ayer
sobre labios evitando despedidas
van pintando glifos en la piel
código secreto de dos almas perdidas

¿Que hacer con esta hendidura fatal
en este laberinto ya sin bestia que matar
cuando todos los caminos que llevan al final
quieren robar su aroma cuando intento despertar?

Al morder soles de imposible perseguir
le arrancamos las arenas al rey sueño
crear eterna madrugada de tierra fértil
de sus deseos sembrados crecen reinos

Y a pesar de la distancia se funden
dos sombras que quieren ser invierno
sus lunares que en estrellas se convierten
iluminan este mundo hecho de versos

Paisajes Telepáticos (I)

Etiquetas

La madrugada se posaba lentamente sobre la ciudad que, aun dormida, bostezaba bajo un cielo nublado. Ella, en sus horas plenas, estaba sentada en el umbral de la puerta fumando un cigarrillo. Desde la cocina sonaba una cancion familiar, podia tararearla pero no reconocerla. En la oscuridad solo se podía ver la brasa serpenteando y el brillo de sus ojos, fijos en la distancia, perdida quien sabe en que pensamientos. El aroma de la lluvia se mezclaba con cada bocanada y se combinaba con los vapores de su taza de café, marcando un compas de fragancias que acompañaban esa cancion. Desde la altura de su casa, las tenues luces de las otras viviendas parecian diminutas luciérnagas electricas jugando a llamarse en un bosque de asfalto. Se sonrió a si misma al pensar en eso.
Ya había perdido la nocion del tiempo entre cada viaje que emprendían sus ojos, su canción había terminado. Hasta ese entonces, el silencio solo era roto por el canto de algunos pájaros nocturnos y la estática de la radio. En el instante donde regresaba de uno de esos viajes, un relampago desgarro el cielo y, de pronto, comenzo a llover. Al principio suavemente, como dando una ultima advertencia, pero luego ganando intensidad conforme avanzaba la madrugada. A resguardo bajo el transparente techo de su umbral, escuchaba claramente la sinfonia que le dedicaba el agua golpeando los tejados. Melodías sutilmente desacompasadas que solo ella podía escuchar. La sensación que eso le provocaba la embriagaba tanto, que hacia estremecer su cuerpo. Cuando levanto la vista al cielo, no pudo evitar observar atentamente el impacto que hacian las gotas al hacer contacto contra los cristales. Casi podía ver en cámara lenta como se deshacían en varias piezas. Existencias individuales que se desprendían de un todo para luego terminar en el otra vez. Se sonrió nuevamente.
Y así quedo largo tiempo, hipnotizada, casi en trance. Cigarrillo tras cigarrillo, repitiendo tazas de cafe, abrazada por su tan amada madrugada mientras la lluvia le regalaba su mas bella opera. La cadencia de su respiración marcaba el paso de las horas. Ya no había nadie mas, solo ella en medio de todas estas sensaciones.
La única vez que cerro largo tiempo sus ojos, también se mordió los labios y dio un largo y profundo suspiro. Cuando los abrió, hubo un intenso y fugaz destello de un recuerdo futuro.

Mensajes Divinos

Etiquetas

¿Y si
en esta inútil tarde
las luces que alumbran lo cotidiano
fueran en verdad
almas que se encienden
que arden como soles marchitos
para extinguirse después
cuando la violenta mañana
de cada día
las devore?

La risa de las plazas
o cómplices miradas de cafetería
largas caminatas en silencio
un jaque al rey
o el niño y su fuente de piedra y magia
hasta la última caricia en el umbral
o la primera lluvia de otoño bajo el alero.

Todo desaparecería…

La tarde aletargada
escupe su luna embarazada de lluvia
bajo un cielo agotado
el barrio murmura
y el eco de su voz
se funde en el tráfico

mesajes en lenguajes divinos
caen sobre el asfalto
gotas amargas de lo intraducible
resplandecen como el Erebo.

Poema Sin Titular N° IV

Etiquetas

Dice luz
señala mi pecho
pero no le entiendo
me observa
refuerza su expresión y
como si intentara atravesar mi piel
repite aquella palabra
pero cada vez estoy mas lejos

Ahora me doy cuenta
lo único que deseo
es flotar sobre este abismo
sumergirme
en las sombras mas profundas
morder mi propia carne
sin hambre
beber de mi sangre
sin sed

Entonces insiste
dice luz otra vez
señala mi pecho
ahora abierto en dos
y sigo sin entender
debo mostrarle
pronuncio la profecía
para darle fin

Mientras le arranco
lo que encadena sus ojos
a mi dolor le digo que
vaya a donde vaya una
la otra siempre la estará esperando
para devorarla
para hacerla parte de si

Siempre lo supe
pertenezco aquí
no quiero salvarme
guarda bien tus palabras
no quiero salvarme
tus ojos ya son libres
no quiero salvarme

no quiero salvarme

Ahora

Ya no le interesa la respuesta
aquella pregunta
fue hecha hace demasiado tiempo
y ahora
¡¿que importa el ahora?!
lo que creía que era el destino
se demoro atrozmente (para el)
pero hay algo que no sabia:
que eso que llaman destino no existe
(consuelo para estúpidos)
en el fondo lo sabia muy bien
aun así continuo
vagando por un desierto imaginario
si un nombre
sin un dios
¡¿que importa el ahora?!
ninguna melodía de piano podrá salvarlo
la suerte estaba echada (para ella)
pero tampoco sabia
que eso era humo en el viento
aun así siguió jugando
a encontrar la nada
gritándole a ecos pasados
para escaparse del tiempo
aunque tarde o temprano
en algún punto
se encontraran
enteros
o pedazos de ellos
¡¿que importa el ahora?!

Poema Sin Titular N° III

Etiquetas

Arderá por dentro
me consumirá lentamente
y aunque yo me apague
seguirá ardiendo
entonces viviré otra vez
para cumplir los ciclos
de este eterno viaje nocturno
también llamado tesoro
maldición
recuerdo
lo haré una y otra vez
con el mayor de los placeres
ojos de alma bien abiertos
escribiré con sangre
corregiré poemas para alterar al universo
solo para que su corazón sea liberado
que cause esos huecos en su sonrisa
donde me gustaría dormir
por siempre
y sin embargo
seguirá ardiendo por dentro
arderá aun mas que cualquier otro
me consumirá lentamente
pero todo esto
hará que en algún momento
por un instante
logre tocar la estrella mas brillante
para hacerla inmortal.